La depresión al volver de vacaciones

Los expertos aseguran que, en el momento en el que volvemos de nuestras vacaciones, empezamos a sentir una depresión que puede incrementarse hasta tal punto de necesitar ayuda mental. La razón de esto es que hemos pasado un año agobiante y precisamente han sido las vacaciones las que han hecho ese alto en el camino para que podamos seguir adelante. Básicamente nos han dado como una especie de “balón de oxígeno” que nos ayudará a regenerarnos y a recargar las pilas.

Ahora bien, en el momento en el que ya hemos descansado y volvemos nuevamente la rutina, el cerebro no puede asimilarlo, por lo menos no de repente. Se calcula que, en el caso de que estemos más de dos semanas en estado depresivo, deberíamos de poner en contacto con un profesional mental que nos pudiera ayudar a superar la situación.

Aunque es cierto que las vacaciones están para que podamos desconectar de todo, en tu mente siempre debe de quedar de ideas de que llegará el momento en el que tengamos que volver a nuestra rutina. Si no nos alejamos demasiado despedida, tampoco nos costará demasiado poder volver a ella.

Leave a Reply